lunes, 16 de junio de 2008

Accidente rodillero

Está claro que esta estancia mía en Basilea está siendo todo menos tranquila… Y como estamos en plena vorágine futbolística, lo que más pegaba es que me lesionara de la rodilla (bien podría no haber pasado, pero aquí estamos… Qué se le va a hacer…).

En fin, después de pasar la tarde presenciando las miserias de Italia, con su empate a uno con Rumanía, por un lado (apoyando a Maria y a Chiara, que se habían vestido para la ocasión) y de Francia por el otro, con el terrible 4-1 a favor de Holanda, quisimos seguir la noche en Aqua, un local del que he estado oyendo hablar casi desde que llegué aquí y que a las congregaciones italiana y francesa les encanta… Total, que para allá que nos fuimos Carlos, Maria, Chiara (a la que en el último minuto convencimos para que se tomara con nosotros la última copa antes de irse a hacer la maleta, porque se iba al día siguiente) y yo.

Lo que sucedió después no lo recuerdo bien (eso mismo les dije a los médicos, que me miraban con cara de incredulidad… La estudiante de medicina de turno llegó a preguntarme si había bebido y cuando le dije que no, me miró con aún más cara de incredulidad ¡¡¡¡que no!!!!, ¡¡¡¡que no estaba borracha!!!! ¡¡¡Me había bebido una cerveza hacía por lo menos tres horas!!!)… Sólo sé que en el momento exacto, Carlos me estaba describiendo una escena de Trainspotting (después de esto, debería verla enterita…) y un segundo después, lo único que recuerdo es un dolor intensísimo en la rodilla (como si me hubiera dado un giro de 180º) y que mi cabeza se apoyaba en la tierra húmeda… Después, todo se convirtió en un torbellino: todos hablando a mi alrededor, gente que preguntaba qué pasaba, Maria, que se iba corriendo a parar un taxi… Aún tardé un poquillo en sentarme y entonces, mientras yo me mareaba cosa mala, unas estudiantes de enfermería muy simpáticas me estuvieron mirando la rodilla y me dieron agua (con gas… En aquellos momentos no fui lo suficientemente rápida como para decirles que no…). Al cabo de un rato, Carlos y Chiara me ayudaron a levantarme del suelo (¡suerte que no tuvisteis que llevarme en brazos a ninguna parte, ¡porque os hubierais herniado!) y, después de despedirnos de Maria, a la que dejamos con cara mezcla de preocupación y de sorpresa, nos montamos en el taxi que nos estaba esperando y nos dirigimos a LA farmacia de guardia de Basel (convenientemente situada frente a las Urgencias del hospital del cantón). Me dio la sensación de que el taxi daba veinte mil vueltas para llegar hasta allí (supongo que también se me hizo largo porque me dolía horrores la rodilla y porque aún tenía el miedito/tembleque en el cuerpo)… Chiara cogió estupendamente las riendas de la situación y fue ella la que entró en la farmacia, departió con la dependienta y salió con una colección de vendas, cremas antinflamatorias, etc., para mi dolorida rodilla.

A continuación, nos dirigimos a casa de Carlos (mmm, ya sabéis, ya os lo he dicho: si antes era uno de los mejores anfitriones ahora ha pasado a ser EL anfitrión de oro), porque no me sentía yo como para quedarme a solas con aquel monstruo de rodilla que se me estaba poniendo (y con el tembleque que aún tenía en el cuerpo). Al llegar allí, envié a Chiara de vuelta a casa, a hacer su maleta… Sé que, si por ella hubiera sido, habría perdido el avión del día siguiente para quedarse conmigo… ¡Y yo eso sí que no habría podido perdonármelo! ¡Ya les monté suficiente numerito tal cual!

Después de subir las escaleras (nunca se me habían hecho tan largas… No quiero ni pensar lo que va a ser cuando esté de vuelta en Carabanchel… Supongo que tendré que enclaustrarme en casa…) ya sí que me dio el bajón total (estaréis pensando que soy una flojucha), pero después de una valeriana y una tilita, se me pasó un poco… También me alivió colocarme una de las curiosas vendas que me había comprado Chiara, que estaba como embadurnada de Vicks Vaporub y me alivió un poquillo el maldito dolor… Después de poner al corriente a Pablo, que se quedó asustao; Carlos y yo nos pasamos un buen rato viendo la vía del Bonn-Berlín (resulta que aquí hay un par de cadenas de tele que, a partir de cierta hora, ponen pececillos de colores, troncos crepitantes en una chimenea o lo que se ve desde la máquina de un tren en un trayecto determinado para ayudar a los insomnes a conciliar el sueño) y luego, a tratar de dormir, cosa bastante imposible porque ya no sabía cómo colocar la maldita pierna pa que no me apretara, presionara o pinchara el maldito huevo de paloma en que se había convertido mi rodilla…

Si hubiera estado mejor a la mañana siguiente, habría pasado de ir al médico, pero la condenada seguía hinchada y doliéndome un montón cuando trataba de cojear, así que decidí meterme en camisa de once varas y llamar a Sanitas ¡con el rollo que es esto de los seguros médicos en el extranjero! De nuevo, de no ser por los teléfonos e internetes de Carlos, habría estado bastante perdida, porque donde nos alojamos (apenas un par de manzanas más al este… Querría haberos contado algo de mi humilde cuartito en el Gundeli Appartementhaus, pero es más jugosa la historia de la rodilla… Casi tanto como esta otra…) no hay ni teléfono, ni internet, ni tan siquiera recepcionistas los fines de semana…

Lo bueno es que, al contrario de lo que me ocurrió hace ya varios años en Estrasburgo, el personal de Sanitas resolvió rápidamente la situación y al cabo de unos minutos, me estaban llamando para decirme que lo habían arreglado todo para que pudiera ir al Kantospital (el hospital universitario frente al que estaba la farmacia del día anterior) y me hicieran una radiografía.

Después de unas cuantas escenas que os ahorraré (como por ejemplo, mi periplo para encaramarme en la bañera o el paseo hasta la parada del tranvía como si fuera el jorobado de Notre Dame), hicimos trasbordo en la plaza de la estación, donde nos encontramos con Olga, que se vino con nosotros, y otro trasbordo más ¿cerca de Elisabethenstrasse? (no me estaba enterando demasiado del camino) por parada técnica telefónica y de abastecimiento y finalmente, llegamos al hospital en el sábado más soleado y caluroso de todos los días que llevamos en Basilea (que tiene narices la cosa, la verdad).

Por fin, entramos por la puerta de automóviles de urgencias (más que nada por ser originales, ché), me tomaron los datos en admisión (con preguntas como si estaba casada o qué religión profesaba, jeje) y nos dispusimos a echarle paciencia… Por fin, me llamaron y Carlos se fue, porque había quedado con los colegas (también ahí me habría sentido terriblemente culpable de haberle arruinado la juerga, ¡después de la okupación de su casa!). Primero un ATS me hizo contarle qué me había pasado (aquélla fue la primera de unas cuantas veces), me tomó la tensión y me dio un par de ibuprofenos. Luego Olga y yo volvimos a la sala de espera otro rato a esperar a que me llamara la médico, en particular, una delgadita y rubia estudianta de medicina, que me estrechó la mano vigorosamente al verme.

Nos condujo hasta uno de los boxes y me hizo quitarme los pantalones y tumbarme en la camilla… Ahí fue donde empezó la retahíla de explicaciones (con pregunta sobre alcohol incluida, jeje) y reconocimientos de mi rodilla (ésta fue la que me hizo más daño… Cuando trató de torcerla en lateral, por poco la agarro del cuello… Incluso a Olga, que estaba presenciando el proceso, le dolió). Me enviaron fuera de Urgencias a hacerme una radiografía (más quitarse y ponerse los pantalones y más posturas incómodas), que sólo tardó en salir del horno lo que yo tardé en volver a ponerme los zapatos –no es fácil sin poder doblar la rodilla, leñe-, de vuelta al box y otra vez la superiora de la estudiante me hizo relatarle toda la historia y otra vez me toqueteó la rodilla (ésta era la típica germana con cara decidida… Antes de que tratara de retorcérmela lateralmente, la paré de un grito), le mencionó algo sobre mi menisco a la otra en suizo y ambas se largaron, prometiendo que volverían con su jefe…

Tardaron bastante en volver, tanto que el partido de España ya llevaba casi una hora cuando vinieron con el jefe del servicio (por lo menos, nos enteramos del primer gol por Chiara, que le envió un mensaje a Olga) y yo hasta me había quedado traspuesta en la camilla. Volví a tener que contarle todo el rollo, volvió a toquetearme la rodilla (a éste no le dejé ni intentar lo del giro lateral) y finalmente nos dijo que puede que tenga sobreextensión de ligamentos y algo de menisco, pero que con la rodilla como un balón de fútbol era difícil saberlo, que me iban a colocar una férula y me recetó una ristra de drogas (entre otras cosas, me tengo que meter un chute de heparina todas las noches para no tener trombosis por tener la rodilla tan inmovilizada… Qué previsores, estos suizos… Nunca me habían recetado nada similar…).

video


Por fin, salimos de allí con férula incluida (por encima del pantalón, pa llamar más la atención, si cabe) a la famosa farmacia de enfrente. Lo bueno es que tenían una tele enorme, así que pudimos ver prácticamente toda la segunda parte del partido contra Suecia (partido cuya repetición estoy viendo ahora mismo: grandísimo gol, el de Villa) mientras me preparaban los medicamentos y las muletas (sí, sí, para colmo de aparatosidad, también tengo que llevar muletas)…


Ya a eso de las ocho estábamos de vuelta en el tranvía, todavía con una tarde preciosa y una temperatura muy agradable. Como entonces me encontraba mucho mejor y tenía un hambre canina, nos dirigimos al Biergarten de los carbonara, a meternos un buen par de ídem entre pecho y espalda… Después ya nos volvimos a casita, al Gundeli Appartmenthaus, y Olga me ayudó a acomodarme, ya con la férula por dentro del pantalón que se resbala menos…

En fin, y así he estado desde entonces, aunque mañana sí me voy a trabajar, aunque vaya a ser toda una odisea llegar hasta allí, no creo que pueda estar encerrada mucho más tiempo… Por lo menos, Chiara ha llegado a Bolonia, aunque se fuera con el susto, Carlos se pudo ir de fiesta ayer, a pesar del cansancio por el accidente, y a Olga sencillamente le he amargado el fin de semana, aunque estoy tratando de ser buena enferma…

¡No diréis que no os cuento historietas! ¿eh?


[Fotos: 1) Símbolo que ya habréis visto hasta en la sopa, ¿no?, 2) Hinchas de Suiza después de haber perdido su primer partido contra Chequia en un bar de la estación, 3) Dentro del Gundelinger Feld, cerca de casa, donde vimos los partidos de Italia y de Francia, 4) Chiara y Maria, con cara de compungidas, después del partido de Italia, 5) Foto de Urgencias: después de todo el toqueteo médico, con la férula ya puesta, 6) Una radiografía de una rodilla: no es la mía, pero perfectamente podría serlo, 7) Mapa de LA farmacia de guardia y el hospital de Basel, por si alguna vez venís aquí y os pasa algo... Ya sabéis donde está, 8) ¡¡¡Ese Villa-Maravilla!!!, 9) La férula, ¡en todo su esplendor! -tendría que hacerme una foto de la rodilla amorfa, pa que os creáis de verdad el balón de fútbol que tengo por rodilla-].



12 comentarios:

  1. Claro que está siendo buena enferma... aún no me ha tirado nada a la cabeza - yo en su lugar ya lo habría hecho ;-D
    Olga

    ResponderEliminar
  2. Me cachis en la mar, mira que le digo siempre que no se caiga y en cuanto la pierdo de vista ¡zas! va y se cae. Esto tiene pinta de lesión de futbolista: 6 meses sin jugar!

    Lo vas a flipar cuando vuelvas a los Carabancheles con las escaleras, los bordillos, las acercas rotas, las obras, las cacas de perro... ejem... basta.

    ResponderEliminar
  3. Qué mala suerte que te hayas lesionado en tu última semana en Basel, pero me alegro de saber al menos que tienes quien te mime como es debido. ;) Cuídate mucho y que te mejores pronto.

    ResponderEliminar
  4. Siento lo de tu accidente y me alegro de que te estén cuidando tan bien.
    No te creas que los único médicos previsores son los suizos. Yo me hice un esguince hace 4 años y también me recetaron Eparina. Según la médido que me atendió, tenía todos los factores de riesgo, mujer, con sobrepeso, fumadora y tomando la pildora... no me llamó fea de milagro. Yo creo que le sentó mal que fuera a urgencias a las 6 de la mañana y se tuviera que levantar. Luego me he enterado que se la recetan a casi todo el mundo cuando va a tener alguna parte de su anatomía inmovilizada durante un periodo largo de tiempo.

    Cuando vengas a Carabanchel, comentale a Pablo que aunque no os casarais en las Vegas, te lleve en brazos para cruzar el umbral (habiendote subido las escaleras previamente, por supuesto), jejeje

    ResponderEliminar
  5. ¡Ay mae mía! Tanta eurocopa, tanta eurocopa y al final te lesionas como los futbolistas, ¡si es que esto del fúrbol no puede ser bueno!
    Cuídate y cuidado por dónde pisas :-P

    ResponderEliminar
  6. Joer qué mala pata... bueno, qué mala pierna... espero que no sea por mucho tiempo la cosa. Y no sábes cómo te caíste? quizás un bajón de azúcar o algo así... deberías estar al tanto, no vaya a ser que te pase otra vez en un sitio peor como subiendo unas escaleras o yo que sé...

    Bueno mujer, a mejorarse...

    ResponderEliminar
  7. Hola Julia

    Vaya, siento el incidente, espero que no sea nada... Te escribo pronto. Un beso

    Luis

    ResponderEliminar
  8. ¡Gracias a todos por vuestros ánimos!

    La verdad es que, casi una semana después del accidente, ya estoy más que harta de parecer el pirata Garrapata e ir de aquí para allá arrastrando la pierna, con las muletas a todas partes... Pero bueno, es que no tengo paciencia... A ver si me curo pronto, que si no, va a ser un rollo...

    Pues sí, como bien dices, Ruth, la eparina se la recetan a mucha gente (menos mal que la médico no te llamó fea, porque vamos, eso hubiera sido como pa matarla, ¡encima que tenías el tobillo fastidiao!)... Todavía tengo que cogerle el truco a inyectármela, porque los dos primeros días me la clavé en plan tipo "Pulp Fiction" y me he dejado dos cardenales gordísimos...

    Sí, mis padres se asustaron mucho cuando leyeron el post (como Fran) porque creyeron que me había dado un vahído o algo así, pero acabo por pensar que lo que me ocurrió fue que me hice tanto daño en la rodilla que perdí un instante el conocimiento... Pero fue momentáneo realmente... Después de una semana, cuando me acuerdo de la caída por lo menos ya no me asusto, porque el sábado aún temblaba de pensarlo...

    Dentro de nada vuelvo a Carabanchel, en donde según me dice Pablo, nuestra casa está obras (lo peor pa estar todo el día en casa... Qué se le va a hacer), así que, si no me puedo mover, ¡espero que vengáis vosotros a verme a mí!

    ResponderEliminar
  9. Sólo de leer la historia me ha dolido... ¡Ánimo y a recuperarte pronto!
    César

    ResponderEliminar
  10. Bueno, empezando por lo obvio, has tenido suerte, si te hubieran visto en la Urgencia del Clínico te huboeran tratado peor, te hubieran hecho lo mismo y te hubieran puesto una férula de yeso en lugar deesa modernez de férula. Encima has tenido la suerte de tener audiocomentarios de tus cercanos, cosa que en España Pabo hubiera estado en la sala de espera.
    En fin, que te han drogado muy bien, te han tratado genial y encima te han recomendado un pedazo del film TRAINSPOTING de Danny Boyle, toda una genialidad.
    ¿qué más le puedes pedir a tu visita al médico?

    ResponderEliminar
  11. Alfie, ¡haces que me sienta afortunada de haberme jorobado la rodilla!

    Hombre, tanto como afortunada, no, pero sé que podría haber sido muchíiiiisimo peor: ¡por lo menos puedo apoyar el pie en el suelo! (si no, todo habría sido mucho más duro) y tienes mucha razón con lo de la escayola... Por lo menos la férula ésta me la puedo quitar un ratito cuando me da calor!

    En todo caso, ya estoy en casa, de vuelta en Carabanchel, ya he subido las escaleras y creo que sólo volveré a bajarlas si tengo que ir al médico, que si no, es un cansancio...

    ResponderEliminar
  12. vaya historia...si es ke tenemos unos genes peores ke italia tirando penaltis!

    cuida de mis muletas-mulatas (Paulina y Pamela) y prueba a ponerle nombre de tios wenos...asi, cuando te pregunten "¿ke haces este sabado noche?", puedes contestar "me quedo en casa con Bradd y el doctor Shepherd" (por ejemplo...)

    ke te mejores!


    GON

    ResponderEliminar

¡¡¡Vuestros comentarios me hacen muy, pero que muy feliz!!!